Diseño Web, con papel y boli.

Ay! qué tiempos aquellos en los que una tarjeta de visita era nuestra única carta de presentación…

Hoy, además de tener una bonita tarjeta, es necesario tener presencia en internet tanto para reforzar y posicionar nuestra marca, como para llegar a más clientes.

Maticemos. Lo cierto es que hay muchos negocios que siguen funcionando a la «antigua», pero a la «nueva» funcionan muchísimo mejor, y ahí esta el truco del almendruco.

Pero ¡ojo!, que sin un buen enfoque, una presencia en internet más que favorecernos nos puede más bien perjudicar, y es en este punto donde entra en juego el diseño web.

Cuando hablamos de planificación, ideación, creación e implementación de interfases y plataformas digitales, hablamos de diseño web, y esto dicho así parece a priori sencillo, pero su producción y reproducción no lo es para nada. O dicho del otra forma y para entendernos, es un rollo que te cagas.

Si te estas planteando crear una página web, el primer paso es asesorarte, escoger un buen profesional con experiencia, estudiar su portafolio y hacer una inteligente comparación de calidad, porque seamos claros, es una inversión y debemos rentabilizarla.

También puedes hacerlo por tu cuenta, porque pensarás «nadie me entenderá mejor que yo mismo», y si es así ¡ole tus huevos u ovarios!
Solo te advertimos que las horas que tendrás que emplear son las que no están escritas, restándole tiempo a tu negocio, pero ¡animo!, aquí estamos para ayudarte y llegar antes a la meta.

¡Coge papel y boli! y comencemos a planificar nuestra web.

Antes de sentarte frente al ordenador y auto-declararte tu asesor personal de imagen / diseñador gráfico y web / desarrollador / programador /especialista en posicionamiento, debemos definir muy bien los elementos visuales que utilizaremos para darle forma a nuestra web y obtener el mejor rendimiento.

Tiremos líneas…

Primero partiremos recordando que para llevar a cabo un buen diseño web, es necesario mantener un equilibrio y armonía en nuestra página, que contribuya a una legibilidad, usabilidad y accesibilidad para nuestros usuarios.

ELEGIR PALETA DE COLORES PARA NUESTRA WEB

Una buena forma de extraer la gama de colores para nuestra web es partiendo del logotipo, o buscando similares y/o complementarios, eso sí, deben estar siempre alineados con la marca. Intentaremos no utilizar más de 3 – 4 tonalidades, por lo menos inicialmente.

Partiremos con el color principal o corporativo, normalmente el que destaca más en nuestro «logo». Este color tendrá que estar presente a lo largo de toda la navegación reforzando la imagen de nuestro negocio. Podemos utilizarlo en elementos como botones, llamadas a la acción, enlaces, entre otros.

El color secundario será el que utilizaremos en la tipografía. En la medida de la posible colores oscuros que destaquen sobre fondos claros, o justo lo contrario en el caso de que el fondo sea de colores o con texturas. Intentaremos no abusar de este recurso para no fatigar la vista del usuario de la web.

El tercer y/o cuarto color será el que utilizaremos para bloques y textos destacados. Cuidado, que con ello no nos referimos a ponernos a colorear nuestra web como un niño destacandolo todo. Recuerda lo del equilibrio y armonía.

TIPOGRAFÍA PARA NUESTRA WEB

Uno de los recurso más utilizado, si estas iniciándose en diseño web, es elegir una tipografía en uno de los tantos catálogos online que existen, como puede ser Google Fonts.

De esta forma matamos unos cuantos pájaros de un tiro. Conseguimos fuentes gratuitas, con licencia, optimizadas, fácilmente descargables y de distintos estilos, en una página muy amigable.

Evidentemente hay más opciones para fuentes, y dentro de las más utilizadas están también; Dafont, Font Squirrel, 1001 Font, entre otras.

Lo importante y primordial es que sea una web legible. Intentaremos no utilizar más de dos familias tipográficas y procuraremos que se complementen.

ELEMENTOS VISUALES PARA NUESTRA WEB

La formas, texturas e iconos dentro de nuestra web nos ayudarán a comunicar mejor el contenido de nuestros productos o servicios, además de hacerla más atractiva.

Eso sí, tendrá que seguir un estilo claro, homogéneo y coherente.

ELEMENTOS FOTOGRAFICOS PARA NUESTRA WEB

No menos importantes es el recurso visual fotográfico en nuestra página.

Parece obvio, pero las imágenes deben tener el tamaño adecuado, buena calidad (no pixelarse), deben cumplir las normas de propiedad intelectual y por supuesto, acorde con el contenido de nuestra marca / producto o servicio.

Tener claros estos cuatro puntos ya son un buen comienzo para diseñar nuestra web. Ahora puedes soltar el boli y ponerte con el ordenador. ¿Necesitas ayuda? Ya sabes dónde encontrarnos.