La necesidad de tener un manual corporativo

El manual de identidad corporativa forma parte de la comunicación corporativa de un negocio. Es una guía que detalla cada uno de los elementos gráficos de la empresa.

La representación gráfica de la marca (logotipo, isotipo, imagotipo, isologo) será el elemento visual diferenciador de nuestro negocio respecto al resto que existe en el mercado.

La importancia y necesidad de tener un manual corporativo es evitar principalmente que la imagen y distintos elementos de nuestro negocio sean alterados, modificados, desconfigurados y que su aplicación en las diferentes plataformas digitales o recursos impresos, sea incorrecta.

Garantiza, por tanto, que la representación gráfica de la marca sea expuesta al público en la forma en la que fue concebida, independiente de quién gestione su aplicación y dónde.

El manual corporativo incluye todos los elementos visuales que caracterizan a la organización, como pueden ser el logotipos y sus variantes, usos correctos e incorrectos de la marca, los colores, la tipografía, los tipos fotográficos, conceptos, entre otros.

También es conocido como manual de identidad gráfica o identidad visual cuando la representación gráfica de la marca no está asociada necesariamente a una organización, sino a un producto o servicio.

El manual regula que la identidad visual de la organización, o la marca, sea expuesta de forma controlada en soporte digital o material impreso como folletos, productos, packaging, publicidad, y no contradiga los valores de la misma.

Qué debe contener un buen manual corporativo identidad gráfica

Definición de la Marca y su filosofía. Una introducción sobre la marca, lo que hace y sobre los principales valores que la componen.

Representación gráfica de la Marca. Se muestra el elemento gráfico desarrollado (logotipo, isotipo, imagotipo, isologo), explicando sus diferentes componentes: simbología, tipografía,…

Versiones secundarias. Son variaciones regladas de la representación gráfica de la marca que varían la ubicación de los elementos que la componen (símbolo o isotipo, logotipo, tipografía) respecto a la principal.

Proporciones. Aquí se describen las relaciones de tamaños, distancias y geometrías establecidas entre los distintos elementos que componen la imagen visual de la marca.

Esquema de Trazado. Sirve para colocar el logo sobre una cuadrícula para estudiar cómo se reproducirá, evitando las desproporciones.

Área de respeto. Fija un espacio alrededor de la marca y que no podrá ser invadido por otros componentes.

Tamaño mínimo de reproducción. Define el tamaño más pequeño que debe de tener la marca para que se mantenga una adecuada legibilidad y percepción.

Paleta de colores. Contiene los códigos y las muestras de los colores corporativos tanto impresos como digitales.

Versiones monocromáticas y en negativo. Son representaciones de la marca en una sola tinta, normalmente negra. También en su  versión en negativo (o invertida) ubica la marca blanca sobre un fondo negro u oscuro.

Usos permitidos y no permitidos. Sirve para especificar que versión y cómo se usará la imagen de marca en función del fondo sobre el que se coloque. También sirve para agregar los usos no permitidos como las desproporciones.

Tipografía. Se detallan los tipos de letra utilizados en la representación gráfica de la marca (logotipo, isotipo, imagotipo, isologo) como en sus variantes (papelería, web, otras aplicaciones).

Versiones para RRSS. Cómo se adapta el logo en las distintas redes sociales. Sigue la línea de los usos permitidos.

Estilo fotográfico. Muestra cómo deben tratarse las imágenes fotográficas que se incluyan en los formatos de comunicación.

Arquitectura de marca y submarcas. En caso de que la organización integre diversas marcas, habría que mostrar las declinaciones de la misma.

Aplicaciones

El manual debe indicar como se reproduce la marca en:

Soportes impresos. En este apartado, se muestran los diseños y las medidas de los soportes impresos desarrollados para la organización: tarjeta de visita, saluda, sobre, carta, factura, albarán, etiquetas… y, en definitiva, cualquier soporte impreso utilizado habitualmente.

Soportes digitales. Aplicación de la marca en la web, en pantallas de ordenador, de dispositivos móviles y tabletas, en las redes sociales.

Soportes audiovisuales. Aplicación de la marca en producciones audiovisuales, vídeos o audios.

Soportes específicos. Aquí se incluyen otros objetos y diseños creados para la organización, como merchandising (bolígrafos, carpetas, llaveros, mecheros, camisetas…), rotulación de vehículos, stands, señalética, publicidad, uniformes…

¿Te animas trabajar con nosotros?. Cuéntanos tu proyecto. Nos bajamos de nuestra nube y quedamos para darle forma a todas tus ideas.